CLÁUSULA SUELO

Últimamente la mayoría de la gente que tenemos hipotecas nos preguntamos “¿Tengo una cláusula suelo? o ¿es abusiva la cláusula suelo?”

La respuesta realmente es bastante sencilla: En la sentencia del 9 de mayo 2013 el Tribunal Supremo establece unos criterios de transparencia que deberían haberse cumplido para que la cláusula suelo sea legal. La falta de aplicación de estos criterios (algo que ha ocurrido prácticamente en todas las hipotecas) resulta que hace dicha cláusula abusiva y por lo tanto se puede reclamar.

El texto completo de la sentencia se puede consultar AQUÍ.

No obstante, aquí hay un resumen simplificado:

1. La creación de la apariencia de un contrato de préstamo a interés variable en el que las oscilaciones a la baja del índice de referencia repercutirán en una disminución del precio del dinero.

Dicho de otra forma, el banco nos daba de entender que, si bajaba el Euríbor, también bajaba nuestra hipoteca. Esto creaba una clara controversia con la cláusula suelo.

2. La falta de información suficiente de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.

El banco debería habernos explicado que la cláusula suelo es una parte determinante de nuestra hipoteca y que esto influye de forma importante lo que vamos a pagar.

3. La creación de la apariencia de que el suelo tiene como contraprestación inescindible la fijación de un techo.

El banco nos da a entender que el techo protege a los clientes, mientras el suelo protege el banco. No obstante, la existencia de un techo no justifica la cláusula suelo. En muchos casos la cláusula techo es por encima del máximo legal valor registrado del Euribor de 5,5%.

4. Su ubicación entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor en el caso de las utilizadas por el BBVA.

El banco “camufla” la existencia de la cláusula suelo en letra pequeña o entre cantidad de datos técnicos que es difícil comprender sin contar con la preparación profesional adecuada. Esto sobre todo ha ocurrido con las hipotecas de BBVA

5. La ausencia de simulaciones de escenarios diversos, relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar, en fase precontractual.

Esto es, que el banco en ningún momento ha ofrecido simulaciones en las que claramente se podría ver el impacto de cláusula suelo en la hipoteca. Un ejemplo, el Euríbor esta al 1,5% + tu diferencial de 0,5%: total de2,0%. Si tenemos cláusula suelo del 3%, pagarás un %.

6. Inexistencia de advertencia previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otros productos de la propia entidad.

Es decir, el banco nos debería haber informado sobre otras opciones de la propia entidad. Por ejemplo, si la hipoteca con cláusula suelo es 1,2,3 suelo, deberían habernos ofrecido 2,3,4 sin suelo. Otro ejemplo es vinculación a otro tipo de referencia además del Euríbor.

¡Importante!

Si se dan algunos de estos supuestos en su hipoteca, entonces su cláusula suelo es abusiva y se puede reclamar.

En Rosenov & Quintero analizamos su caso gratuitamente y le decimos si es viable. El 99 % de los casos se ganan.

© Rosenov & Quintero 

​C/Libertad 63, Ofc. 1, 35572 Tías, Lanzarote

Tel: 606 887489, info@ivorosenov.com

  • Google+ - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle